Follow by Email

viernes, 11 de mayo de 2012

Sueña con una piel mejor y la tendrás


foto: Gabriele Rigon


Este mes nuestras ofertas van encaminadas a la mejora del estado de nuestra piel. Sin embargo, como el mejor tratamiento siempre es la prevención, hoy vamos a hablaros, de un factor muy importante para mantener la salud y belleza de nuestra piel. Es un método totalmente gratuito, súper sencillo y vital, no sólo para el bienestar de nuestra piel, sino para nuestro cuerpo y mente, en general. Nos estamos refiriendo, al sueño.

No vamos a predicar aquí la cantidad de horas que se debe dormir por día, pues eso depende mucho de cada persona. Hay personas que con tan sólo 5 horas de sueño, se sienten bien y otras, necesitan 9  o 10 horas. Como en casi todo en esta vida, lo beneficioso no es la cantidad sino la calidad del sueño que disfrutamos cada noche.

Al margen de todo ello, lo que nos interesa tratar en este post, es cómo la calidad de nuestro sueño influye en el estado de nuestra piel. Porque la verdad es que lo hace y mucho. Existen múltiples estudios e investigaciones científicas que sostienen que la falta de sueño produce radicales libres que causan el envejecimiento prematuro. En este punto, la piel va perdiendo su brillo y lozanía natural, tornándose opaca. 

Pero, ¿por qué están importante dormir para la piel? Lo es porque durante la noche el cuerpo aprovecha para eliminar desechos, recuperarse del estrés y de las obligaciones diarias y es el momento en el que todas nuestras funciones descansan. Todos necesitamos un respiro, tú piel también y sino se lo das lo nota. La piel expresa tanto el descanso que le damos como el que no le damos. Así, cuando no se lo damos, todas las funciones de nuestro cuerpo se alteran y es la piel el reflejo de dichas alteraciones.
¿Cómo lo expresa la piel? Pues, luciendo opaca, con ojeras (al no eliminar desechos) y envejeciendo.  
Cuando la piel duerme…

El sueño está formado de varias etapas que van desde las más leves hasta las de sueño profundo donde la relajación es máxima.

En un primer momento, cuando alguien va a dormir, tiene un sueño superficial. En este periodo, el cuerpo todavía no se ha relajado totalmente, y por ello, no se inicia aún la regeneración de tejidos. Tras este sueño ligero, se sucede un intervalo en el que la persona entra en el sueño profundo, también conocido como etapa REM (Rapid Eye Moviment). En él, las ondas cerebrales se hacen más lentas y el cuerpo descansa totalmente. Por ello, es durante esta fase cuando se dan muchos de los procesos químicos necesarios para el cuerpo, como la digestión de la comida o el refuerzo de los huesos. Así, en la etapa REM se sucederán toda la serie de fenómenos indispensables para la piel.

En este tramo del sueño, hay un aumento de la secreción de la hormona del crecimiento (HGH). Esta hormona producida por las glándulas pituitarias (hipotálamo) es la encargada de la regeneración de las células. En los niños y jóvenes se libera durante el día y la noche, pero en los adultos, tan sólo aparece mientras se duerme. Por ello, si no se descansa, esta hormona no se liberará, evitando así, la regeneración celular. De hecho, la ciencia afirma el efecto de esta hormona sobre el rejuvenecimiento.

Otro de los procesos que se activan en la fase de sueño profundo, es la oxigenación, ya que en este periodo la respiración se hace más lenta y relajada, de modo que llega más oxígeno a las células del cuerpo. Además, también se ha demostrado que mientras se duerme, se liberan los radicales libres, los principales agentes que causan el envejecimiento cutáneo. Asimismo, en el organismo se incrementa la creación de la elastina y el colágeno, dos sustancias que otorgan la tersura y la elasticidad necesaria para tener una piel bonita y brillante. Por último, y no por ello menos importante, se produce un relajamiento de los músculos de todo el cuerpo, incluidos también los faciales. 

foto: spineadapta
Teniendo en cuenta todo lo anterior, estamos más seguros de afirmar que la persona que trasnocha frecuentemente, ya sea por trabajo, placer o sencillamente por no poder dormir, tiene más probabilidades de sufrir el envejecimiento prematuro de su piel y otros problemas de salud relacionados.
Así que ya sabéis, amigos y amigas, el sueño es el espejo en el que se mira nuestra piel y al mismo tiempo, nuestra piel es el reflejo de nuestro sueño. Si éste es el adecuado, soñar con una piel más bonita y sana se convertirá en toda una realidad.
¡Feliz fin de semana y felices sueños!

No hay comentarios:

Publicar un comentario