Follow by Email

domingo, 30 de septiembre de 2012

Estar más informados en nutrición puede ayudar a cuidar nuestra línea


obesidad-etiquetado-clinica-barrachina

 

Un equipo de investigación internacional afirma que la lectura de las etiquetas de productos alimenticios previene el incremento del peso

La Universidad de Santiago de Compostela ha participado, junto con las Universidades de Tennessee, Arkansas (EE UU) y el Instituto de Investigación de Economía Agrícola de Noruega, en un estudio sobre la relación entre la lectura del etiquetado nutricional y la obesidad.

obesidad-etiquetado-clinica-barrachina
Según el estudio, elaborado con datos de EE UU, las consumidoras que consultan esa información pesan casi 4 kilogramos menos. Para elaborar dicho estudio, midieron el índice de masa corporal de 25.640 consumidoras que leían las etiquetas y de aquellas que no. Los resultados indicaron que las mujeres que leen las etiquetas tienen un menor índice de masa corporal, 1,49 puntos, que las que no las leen. 

En el proceso de registro de los anteriores resultados, también se consideraron otros indicadores, como por ejemplo, hábitos de consumo y de compra, entre los que se encontraban varias preguntas sobre la lectura de la información nutricional en los supermercados, y la frecuencia de lectura. Estos datos se tomaron  de la encuesta anual National Health Interview Survey (NHIS), recogida por el Centro Americano para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) (U.S. Centers for Disease Control and Prevention en inglés).

Urbanita, con estudios medios o superiores y de raza blanca

Este es el perfil del consumidor preocupado por la información nutricional de las etiquetas de los alimentos, según los datos recogidos en este estudio.

El 49% de la muestra que reveló leer el etiquetado de los productos, vive en la ciudad. En cuanto a su nivel académico, el 40% declaró contar con estudios de enseñanza media y el 17%, por su parte, contaban con un título universitario.

Por sexos, dentro de ese mismo perfil, el 58% de los hombres lee habitualmente o siempre la información presentada en las etiquetas nutricionales, aumentando hasta el 74% en el caso de las mujeres. La investigación también reveló que existían diferencias étnicas, siendo las consumidoras de raza blanca las que más reducen su índice de masa corporal (en torno a 1,76 puntos).  

obesidad-etiquetado-clinica-barrachina


Los investigadores aseguran que estos resultados pueden ayudar a los organismos públicos a crear campañas de sensibilización de la lectura del etiquetado de los productos alimenticios o activar políticas públicas que promuevan el uso del etiquetado nutricional también en menús de restaurantes y otros establecimientos públicos.  

¿Creéis que estar mejor informados sobre lo que comemos, es una ayuda para prevenir la obesidad o para cuidarnos mejor?


No hay comentarios:

Publicar un comentario